• GENERALIDADES

    La mayoría de los casos del cáncer de colon comienza como un conjunto de células pequeño y no cancerosas (benigno) denominado «pólipo adenomatoso». Con el tiempo, algunos de estos pólipos pueden convertirse en cáncer de colon.

    El cáncer colorrectal se origina en la capa más interna (la mucosa) y puede crecer hacia el exterior a través de algunas o de todas las demás capas. Cuando las células cancerosas se encuentran en la pared, éstas pueden crecer hacia los vasos sanguíneos o los vasos linfáticos. Desde allí, las células cancerosas pueden desplazarse a los ganglios linfáticos cercanos o a partes distantes del cuerpo.

    Muchas personas con cáncer de colon no tienen ningún síntoma en las primeras etapas de la enfermedad.

  • SÍNTOMAS

    Cambio en los hábitos intestinales, como diarrea o estreñimiento Malestar abdominal persistente, como calambres, gases o dolor Debilidad Cambio en la consistencia de las heces que dura más de cuatro semanas
    Dolores o calambres frecuentes por gases, o sensación de llenura o hinchazón Pérdida de peso sin razón conocida Fatiga Náuseas o vómitos
  • FACTORES DE RIESGO

    Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal:

    Edad avanzada. La gran mayoría de las personas con diagnóstico de cáncer de colon tienen más de 50 años. El cáncer de colon puede presentarse en personas más jóvenes, pero con una frecuencia mucho menor. Antecedentes personales de cáncer colorrectal o pólipos. Enfermedades inflamatorias intestinales. Las enfermedades inflamatorias crónicas del colon, como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de colon.
    Raza afroamericana.Los afroamericanos tienen un riesgo mayor de sufrir cáncer de colon. Síndromes heredados que aumentan el riesgo de sufrir cáncer de colon. Los síndromes genéticos comprenden la poliposis adenomatosa y el cáncer colorrectal hereditario no pólipos, también conocido como «síndrome de Lynch». Antecedentes familiares de cáncer de colon.  Si más de un miembro de tu familia tiene cáncer de colon o de recto, el riesgo es aún mayor.
  • DIAGNÓSTICO

    En la mayoría de los tipos de cáncer, una biopsia es el único método que permite formular un diagnóstico definitivo de cáncer. Si no es posible realizar una biopsia, el médico puede sugerir que se lleven a cabo otras pruebas que ayuden a realizar un diagnóstico.

    Además del exámen físico, se pueden utilizar las siguientes pruebas para diagnosticar el cáncer colorrectal:

    Tacto rectal Colonoscopia Biopsia
    Prueba de sangre oculta en materia fecal Sigmoidoscopia
  • TRATAMIENTO

    Las opciones de tratamiento más comunes para el cáncer colorrectal:

    Cirugía Quimioterapia
    Radioterapia Vigilancia activa

    Las opciones y recomendaciones en cuanto a los tratamientos dependen de varios factores, entre ellos, el tipo y estadío del cáncer, los efectos secundarios posibles, así como las preferencias del paciente y su estado de salud.

  • RECOMENDACIONES Y AUTOCUIDADO

    Dieta rica en fibra, poca grasa de origen animal Realizar ejercicio con regularidad A partir de los 50 años, realizarse los exámenes preventivos: sangre oculta en heces, colonoscopia, tacto rectal. Antecedentes familiares iniciar exámenes preventivos
    No fumar Evitar el consumo de bebidas alcohólicas Evitar ingerir alimentos con colorantes y preservantes

    Una alimentación saludable es vital para que el organismo funcione bien. Es necesario modificar nuestros hábitos.